TRONCOBRASIL

LA LEYENDA DEL TRONCO DE BRASIL

 

El tronco del Brasil es una planta muy común en los hogares. Ha sido más común durante la década de los ochenta que en la actualidad pero aun así seguro que conoces a más de una persona que la tiene.
Nuestra leyenda urbana comienza en algún santo, cumpleaños o días de la madre. Estas festividades son muy propicias para regalar una planta, porque lo que está claro es que nadie compra plantas: las plantas se regalan.

El caso es que esta historia te la contará alguien en cuanto te regalen un tronco del Brasil. Esta planta en contra de lo que puedas pensar no ha visto Brasil en la vida ( a no ser que en el vivero de Cuenca donde las crían tengan un poster del Man especial brasileñas).

La historia le pasó a esa amiga de tu amiga que asegura que es verdad y que conoce a mucha más gente a la que le sucedió. Un día el tallo de la planta se empezó a mover bruscamente y se oyeron unos ruidos extraños que parecían proceder del interior de la planta. La señora asustada llamó a la policia que le ordenó abandonar la habitación donde se encontraba la planta y esperar la llegada de los bomberos.
Los bomberos acuden al domicilio con unos trajes especiales y una caja extraña en la que encierran la planta. La mujer no acaba de entender todo el jaleo que se ha armado e intenta que el jefe de bomberos le de una explicación.

El jefe le comenta que en este tipo de plantas es muy habitual que unas arañas venenosas de Brasil hagan sus nidos y depositen sus huevos. Cuando éstos se romen para que nazcan las crías es cuando la planta comienza a moverse y se escuchan ruidos extraños en el interior. Las arañas llegan en pocas horas al tamaño de adulto que es aproximadamente como el de un puño.
La señora decide a partir de entonces comprar plantas de plástico pues visto lo visto parece lo más razonable.

VOLVER