ABUELITO
Esta imagen fue entregada por una respetable viuda de Washington D. C. al escéptico sacerdote Carlos M. de Heredia. Tras pasar siete meses desde la muerte de su marido, durante una comida en el campo, uno de sus hijos realizó esta fotografía. Cuando fue revelada uno de sus nietos exclamó "abuelita, aquí está mi abuelito".
El padre Heredia llegó a la conclusión de que la imagen del difunto era una "casualidad" producida por el pelo de la mujer y el sombrero. Pero cuando observamos la fotografía del hombre en vida el parecido es desconcertante ¿Reorganización del caos hacia formas conocidas o manifestación de un fantasma?

 

SIGUIENTE FOTO

 

VOLVER